Disney, el monstruo que insiste en seguir creciendo

Publicado en: 15 de diciembre de 2017

Walt Disney Co acordó este jueves la compra de los activos internacionales de películas y televisión de Twenty-First Century Fox Inc, propiedad de Rupert Murdoch, por 52,400 millones de dólares, en su búsqueda por enfrentar de mejor manera la creciente competencia de Netflix y Amazon.

Bajo los términos del acuerdo totalmente en acciones, Disney comprará activos significativos de Fox, incluidos los estudios que producen las megaproducciones de superhéroes de Marvel y la franquicia “Avatar”, así como también programas de televisión exitosos como “Los Simpson”.

Inmediatamente antes de la adquisición, Fox separará la red y las estaciones de Fox Broadcasting, Fox News Channel, Fox Business Network, FS1, FS2 y Big Ten Network en una compañía recientemente salida a bolsa que se escindirá a sus accionistas.

El acuerdo pone fin a más de medio siglo de expansión por parte de Murdoch, un magnate de 86 años que transformó un periódico australiano heredado de su padre a los 21 años en uno de los conglomerados mundiales de noticias y cine más importantes del mundo.

El presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger, de 66 años, extenderá su mandato hasta el final de 2021 para supervisar la integración de los negocios de Fox. Él ya ha pospuesto su retiro de Disney tres veces y en marzo dijo que estaba comprometido a dejar la compañía en julio de 2019.

“Sobre la base del compromiso de Disney de ofrecer entretenimiento de la más alta calidad, la adquisición de estos activos complementarios le permitirá a Disney crear contenido más atractivo, construir relaciones más directas con consumidores de todo el mundo y ofrecer una experiencia de entretenimiento más atractiva”, dijo Disney en un comunicado.

Disney entonces se esta convirtiendo en ese monstruo del entretenimiento que cada vez se vuelve más imparable creciendo de manera exponencial, consumiendo todo aquello que en un momento tuvo éxito y que aún tiene material para vender, sin embargo, ¿será que esta nueva era de entretenimiento destruya todos los buenos recuerdos de viejas y buenas series y películas por la insistencia de querer obtener más ganancias?

La pregunta siempre estará presente, junto con la incertidumbre de cual será la próxima franquicia que se vea devorada por este megamonstruo del entretenimiento.

 

Recurso: El economista 



ETIQUETAS:

0 comentários

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *